La balsa de San Javier no da abasto y se acumulan cientos de camiones con papas y cebollas que esperan para cruzar a Brasil

En esta época del año, cientos de camiones que llegan desde el sur del país con papas y cebollas se acumulan en San Javier en tránsito para exportar sus productos por balsa a Porto Xavier, Brasil. Esta situación se repite todos los años en épocas de cosecha de estos productos y el entorpecimiento del tránsito molesta a los ciudadanos del municipio. Según Hugo Gómez, secretario de relaciones institucionales de la municipalidad, la solución definitiva llegaría con la construcción del puente internacional que se espera que inicie este año y que estará a cargo del gobierno brasilero.

La mayor concentración se da los fines de semanas, cuando los camiones se acumulan desde la rotonda hasta la playa de estacionamiento de camiones, entorpeciendo las avenidas Paraguay y Queirel. Hoy todos los camiones se encuentran dentro de la playa de estacionamiento que tiene una capacidad para 170 camiones, pero que durante los sábados, domingo y lunes, se ve desbordada. Las dos balsas, una argentina y una brasilera, trabajan de 7.30 a 11.30 de la mañana y por la tarde de 14.30 a 18 hs, sin embargo, no dan abasto para trasladar a todos los camiones en tiempo y forma.

Para el secretario de Relaciones Institucionales del municipio de San Javier, la solución definitiva a la problemática llegará con la construcción del Puente Internacional. “El mundo está globalizado y las producciones de ambos países van y vienen y cada vez aumenta más el trafico de importación y exportación. Esto deberían haber visto los gobiernos hace muchísimos años y ahora estamos solo a un paso de la construcción del puente que será la solución definitiva al problema”, indicó Gómez.

Una vez que se realice la obra que será financiada por el gobierno brasilero, los camiones que lleguen pasarán directo a Porto Xavier y allí estará el control integrado de Aduana, Migraciones, Prefectura y la playa de estacionamiento con mucha más capacidad que la actual. En dicha construcción, la responsabilidad del gobierno argentino será terminar con la cabecera del puente del lado de San Javier, conectarla con la avenida Jorge Newbery, y a esta con la ruta 4.

El paso fluvial también servirá para recibir a las exportaciones de Brasil que cruzarán por allí e irán hasta el puerto de Santa Ana. Luego continuarán en barcazas hasta llegar a barcos de ultra mar en puertos como Buenos Aires o Rosario, para continuar hasta China.

“Brasil ya tiene 50 millones de reales para que hagan el proyecto definitivo del puente, resta llamar a concurso de empresas, y empezar con los primeros pasos de la construcción. En el transcurso de 60 a 90 días ese paso ya se va a dar, ahora todo depende de Brasil donde esta todo ordenado. Fueron ellos los que dieron el paso gigantesco cuando dijeron que querían hacer el puente”, señaló Gómez.

También puede gustarle...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *